Es el mayor felino de América, pero se encuentra en peligro de extinción debido a la deforestación y a la transformación de su hábitat. La selva tropical donde habita es deforestada y los jaguares son vistos por la gente como peligrosos para sus animales domésticos.